Tiempo de Crear: 10 minutos para ti

Hoy en día el artista vive con un pie en la calle,  otro  pie en galerías, un brazo trabajando como “freelance” y el otro buscando LA BECA que le permitirá dedicarse a crear con calma. En otras palabras, el artista post-moderno es más un pulpo que un ser humano. Gracias a la ubicuidad del internet y las redes sociales ahora tiene acceso a museos, otros artistas y  a una difusión “gratuita”  con la que sus antecesores no se atrevían ni a soñar, pero como dijo el antropólogo Marcel Mauss “ Ningún regalo es gratis, un regalo viene con la obligación de recibir, dar y ser reciproco”.

A cambio de los beneficios de la  modernidad,  al creador contemporáneo se le exige que sea una artista a la vez que mantiene una jornada laboral convencional, se le dan plataformas de difusión y medios de información pero no se le da una cosa: Tiempo.  Sin el regalo del tiempo, el creador no puede pagar  todos los regalos que la tecnología y las musas le han dado. Pero…¿Sabes una cosa? Es  hora de que te des cuenta de que nadie más que tú puede regalarte tiempo para crear.

Date tiempo para reflexionar a quién le estas regalando tu tiempo, si a Facebook, si a odiar tu trabajo o a discutir con tu pareja. Una vez que tengas identificado el problema, entonces  preguntarte ¿Por qué tienes tiempo para complicarte la existencia pero no 10 minutos para hacer un esbozo?

Permítete  10 minutos menos de televisión y 10 minutos más de carboncillo.

Arriésgate a peder una noche de borrachera con los cuates del trabajo y  a ganar una noche de catarsis frente al lienzo.

Despréndete de la necesidad de revisar Instagram y Whatsapp cada dos segundos y alimenta la necesidad de alimentar a tu musa.

Viaja 10 minutos al día a tu mundo personal y no al de los chismes de la oficina. Anota en una libreta o dibuja lo que descubres en tu interior.

Arma un grupo de amigos con los cuales puedas reunirte para crear, nada como una noche de bohemia y creación.

Anda, regálate el capricho de no una hora, si no 10 minutos de lo que más nutra a tu espíritu: